Boda en el bosque de Prados Riveros

0011.jpg

Tras un mesecito lleno de trabajo y unas minivacaciones volvemos por aquí, y qué mejor que volver con Marina y Kike, una pareja estupenda, súper joven pero con las cosas muy claras, muy implicados y que trabajaron un montón durante todo el proceso de la boda. Desde que los conocí hubo buenrrollismo y muchas cosas en común. Marina es amante del diseño gráfico y le pierden las tipografías como a mí. Así que era de esperar que la boda tuviera un especial cuidado en estas cosas.

Escogieron la Finca Prados Riveros para celebrar su boda, un lugar espectacular, rodeado de prados, montañas y caballos. Planeamos todo tipo de detalles para que ese día se convirtiera en the best day ever!

Decoramos un backdrop para la ceremonia con botes colgantes con flores y allí  tuvieron sus mejores momentos.

Los invitados, tan protagonistas de esta boda como ellos, tuvieron de todo! Desde sombreros y gafas de sol para ellos hasta kits de supervivencia y bolsos para ellas y rincones súper chulos para dejar los mejores deseos a los novios.

Ah y no nos podemos olvidar de las súper letras de madera con bombillitas que se curraron mano a mano Marina y su prima y que son una maravilla!

Los novios tuvieron momentos muy emotivos durante toda la boda, pero hubo uno que especialmente me cautivó y fue la canción que Kike le cantó a Marina durante la ceremonia y donde ella rompió a llorar... Bueno, ella y todos los que estábamos ahí. Ay, que se me saltan las lágrimas de nuevo...

Os dejo con las mágicas fotos de mi querido Marcos Sánchez, que cuentan mejor lo que aquí os escribo.

029
029

Fotografía: Marcos Sánchez / Dirección creativa y estilismo: Best Day Ever / Flores: Best Day Ever / Ramo: M. Esther / Invitaciones y diseño gráfico: Marina / Lugar: Finca Prados Riveros / Catering: Patricia Arismendi